Biografía corta de Sor Juana Inés de la Cruz

Conocida como Juana Inés de Asbach y Ramírez, nació en una hacienda llamada San Miguel Nepanthla, en el actual México, 12 de noviembre de 1684. Era hija del criollo Ramírez de Santillana (su madre) y del whisky Pedro Manuel de Asbach (su padre).

Actuó como una escritora célebre, inspirada en las letras hispanoamericanas del siglo XVII, siendo la más fuerte inspiración del barroco español, como se aprecia en sus obras, líricas y dramaturgia, sin profundizar en la originalidad de sus propias obras. Su ímpetu y preocupación por descubrir el conocimiento la obligó a resistir las convenciones de su época, esta sociedad atípica y conservadora se convirtió en un pobre referente para sus acciones y expresiones escritas por ser una mujer con curiosidad intelectual e independiente en su forma de pensar. instalado

Infancia Sor Juana Inés de la Cruz

Desde temprana edad, considerada un prodigio, aprendió a leer y escribir a los tres años y a los ocho escribió uno de sus primeras alabanzas (loa: se refiere a una expresión o también conocida como habla, que ensalza las cualidades o méritos que puede poseer una persona o un objeto inanimado; “cosa” utilizaba este tipo de recurso en el teatro como subgénero) como; monólogo.

En 1656 su familia se mudó a la capital de México, ella quedó asombrada por su talento y marcada precocidad, razón por la cual el sustento de su familia. A los catorce años fue elegida dama de honor Leonor Carretta, quien era la esposa del virrey. Antonio Sebastián de Toledo.

Fue desde su juventud apadrinado por los Marqueses de Montserrat, por lo que brillaría ante el Virreinato de la Nueva España con su conocida erudición, terquedad mental y sus magistrales dotes en la poesía, por lo que fue respetado y estimado.

El crecimiento de la gloria de Sor Juana Inés de la Cruz y la vida en el monasterio

En 1667 ingresó al Monasterio de las Carmelitas Descalzas, ubicado en su México natal y donde permaneció cuatro meses, que abandonó por problemas de salud. En 1669 ingresó en el monasterio de la Orden de San Jerónimo, donde tras superar problemas de salud residirá definitivamente.

Por su vocación religiosa expresada, dedicando su vida a la religión, al monasterio ya ayudar a los demás, dejando todo de lado en la cerca. De esta manera, siguió disfrutando de sus talentos intelectuales.

En su encierro dentro de la celda se realizaron reuniones de poetas e intelectuales como; Carlos de Sigüens y Góngora, siendo este familiar y leal partidario poeta Luis de Gangora, a su vez, estuvo acompañado por el entonces nuevo virrey Tomás Antonio de la Cerda y su esposa Luisa Manrique de Lara, condesa de Paredes, con quienes entablaría una profunda amistad.

Incursionó en la ciencia, desarrollando experimentos científicos, creando una gran biblioteca compuesta por obras musicales de su propia autoría y escribiendo obras que iban desde la poesía hasta el teatro.

El reclamo obra contra las mujeres de Sor Juan Inés de la Cruz

En 1690 se publicó una obra de una monja controvertida y famosa, titulada "escritura ateniense”En que Sor Juan Inés de la Cruz expresa una crítica sostenida Sermón de mandato, obra de un jesuita portugués Antonio Vieira, con respecto a la gracia de cristo. Esto llevó al obispo a escribir una carta de presentación; Según la monja, que dio la libertad viva de la Cruz, la carta bajo el seudónimo de "Carta de Sor Filateo de la Cruz" se utilizó para dirigirse a Sor Juana Inés, ofreciéndole dedicarse a la vida monástica.

En respuesta a esto, Sor Juan Inés de la Cruz, apela al obispo de Puebla, reivindicando los derechos de la mujer, utilizando una prosa y un rico contenido bibliográfico que muestra el carácter célebre de la religión.

Las críticas del obispo afectaron tanto su vida que tuvo que retirarse a la vida religiosa y vender todos sus bienes para donarlos a la caridad, dedicando así su voluntad a los más necesitados.

Muerte de Sor Juana Inés de la Cruz

Esta respetada e incomprensible artista, célebre y religiosa poetisa, murió en 1695 ayudando a sus compañeros enfermos durante la epidemia de cólera. Después de su muerte, sus trabajos avanzados en poesía ilustrada, reflexiones, poemas analíticos fueron considerados visionarios en la época barroca, y sus obras fueron publicadas en España.

  • Información adicional: una breve biografía de Miguel Hidalgo
  • Todo sobre el Papa Francisco

Subir